¿Dónde van los semáforos?

Escribo esto a raíz de una pregunta de @Barbara_Jacob en tuiter. ¿Dónde van los semáforos?

El modelo más recomendable es antes del cruce, de tal manera que el automovilista deba estar atento sin afectar la raya de peatones. En México nos hemos acostumbrado a un modelo que los ubica después del cruce.

Imagen

En algunas regiones no llenan la intersección de cabezas de semáforo. En Estados Unidos tienden a poner una por cada carril y si no se puede, cuando menos unas tres. Allá siempre los ponen después del cruce, pero puede que pongan uno antes de él.

Eso sí, en general en el primer mundo ponen semáforos peatonales en todas las direcciones posibles, eso evita la tortícolis y eleva la seguridad. En México, de poner un semáforo peatonal, no es siempre, lo ponen en la mitad de las alternativas (ocho alternativas en un cruce simple de dos calles, y en el mejor de los casos ponen cuatro). En Japón pueden llegar a parar a todos los autos para que los peatones crucen en todas las direcciones por lo que hay semáforos peatonales por doquier.

En el caso mexicano me preocupa la transición. No podemos reducir la cantidad de cabezas de semáforo porque al menos en la Ciudad de México estamos acostumbrados a que éstas se vean desde lejos. Sería riesgosa la transición. Sí podemos caminar a un modelo en el que ya no se pongan después de la intersección, pero habría que ser consistentes y cambiar todo en un lapso determinado de tiempo, no dejar los semáforos de chile, de dulce y de manteca.

Imagen

Por último, yo ya quiero ver en México el primer cruce de todos en alto, para que haya peatones en todas las direcciones.

Imagen

Advertisements

Transmilenio

Transmilenio ha sido un hito en la movilidad en la última década. En los años setenta, Curitiba empezó a marcar un giro en el transporte público mediante la utilización de autobuses articulados y biarticulados en corredores destinados exclusivamente al transporte público. Bogotá sin embargo logró algo más fuerte. Mientras Curitiba tiene prácticamente un tope de 15 mil pasajeros hora – sentido, en Bogotá se pueden superar los 30 mil gracias a que casi todas las estaciones cuentan con carril de rebase utilizados por servicios exprés.

Conocí Transmilenio en 2007. Me dejó una muy buena impresión. En visitas posteriores a Bogotá he podido visitar patios y recorrer casi completo el sistema, además de utilizar autobuses alimentadores. En mi más reciente visita pude, sin embargo, notar el deterioro y encontrar también los límites de operación del sistema.

Transmilenio no tenía ambulantes. Ya tiene. La gente respetaba las entradas y salidas de las estaciones. Ahora hay gente corriendo desde o hacia las estaciones. Se nota la anarquía.

IMG_5587

En esta visita pude también probar la Fase III de Transmilenio, junto con el alimentador del aeropuerto. Las estaciones y corredores de esta fase lucen menos saturados, pero en la zona central (Carrera 10) hay invasiones constantes de automóviles a los carriles exclusivos que nadie sanciona. El resto del sistema está desbordado.

Las malas decisiones de la autoridad están a la vista: falta de cumplimiento de la ley, reemplazo de decisiones planeadas por decisiones improvisadas como un ajuste tarifario a la baja que coopera para la saturación del sistema. La etapa IV no está a la vista cuando debería planearse en paralelo a los tramos con mayor demanda.

Ya viene el metro de Bogotá. Su necesidad es evidente, aunque buenas decisiones para Transmilenio ayudarían a reducir las fallas del servicio: desarrollo de la Fase IV, servicios perpendiculares a las estaciones más conflictivas, paralelismo, entre otras.

Al ver que Bogotá necesita metro uno puede decir, el BRT (Bus Rapid Transit) no es la única solución posible para las grandes ciudades. Sin embargo, no hay que dejar de vista que el BRT es más barato y fácil de instrumentar que el metro. Por lo tanto, mientras la obra del metro se desarrollará en los próximos 4 a 6 años, Transmilenio debería crecer antes de dos años, eventualmente con servicios sin rebase en avenidas menos anchas que las que ha utilizado tradicionalmente.

Hay que entender que los sistemas de transporte deben ser capaces de desarrollar sus instrumentos a la medida y al mismo tiempo expandirse más rápido que el crecimiento de la demanda. Eso ya no está pasando en Bogotá, lo que muestra que hacer metro no lo es todo.

Por último, no quiero dejar de mencionar el tema de la tarjeta de prepago. En 2007 me hice de una tarjeta azul que, cuando se queda sin saldo, puede ser utilizada para entrar a la estación, pero uno pierde la tarjeta. En alguna de mis visitas obtuve la tarjeta de Cliente Frecuente. En esta última conseguí la Tarjeta Tu Llave, marcada con mi nombre. Gran descubrimiento y decepción: el sistema “integrado” (río) opera con al menos dos sistemas de tarjetas, uno que es válido en las Fases I y II, con tarjetas roja y azul; el otro sistema, sólo es válido en la Fase III y en los autobuses regulares de dicho sistema. Partir en dos los medios de pago es una muy mala decisión. Ahora los bogotanos deben cargar con dos tarjetas.

IMG_5901

Es notorio que Bogotá no está tomando las mejores decisiones  en materia de transporte público.

De vuelta al blog

Hace seis años inicié un blog. Megablógolis. En él hablaba de la ciudad. Mi perspectiva ha evolucionado en este tiempo. Dejé de escribir en Megablógolis cuando comencé con mi columna Bajaaan. Después de año y medio de estar colaborando para Diario 24 Horas me doy cuenta de que el blog y el periódico son espacios distintos y me doy cuenta de que hay muchas cosas que tengo que decir en un nivel de especificidad que no puedo tocar en el periódico.

Sigo pensando y repensando la ciudad. Sueño demasiado con la ciudad. La miro y la transformo. Vuelvo a ella. Soy urbano.

Hay pasión y conocimiento. Mucho que compartir. El sueño de que algún día tengamos políticos que entiendan que las ciudades se transforman no con el corte de listón a sus genialidades, sino con acciones sistemáticas y transexenales a favor de la gente, con visión de conjunto y con la posibilidad de que haciendo las cosas bien, también se puede crecer en política.