El metro del futuro

La crisis que presenta el metro de la Ciudad de México por causa de una polemización de ciertas fallas en la Línea 12 del metro y su consecuente cierre parcial, me hace pensar en el metro del futuro.

Puedo hablar del mapa de metro que he trazado y vuelto a trazar decenas de veces en los últimos 20 años, pero más que eso quiero hablar de cómo conceptualizar el relanzamiento del metro dentro de unos años.

En primer lugar, lo que me parece fundamental es que la Ciudad de México estructure formas de financiamiento del metro mucho más sustentables que la mera utilización de presupuesto local y apoyos federales que se van improvisando sobre la marcha.

Esto me lleva a un segundo punto: el metro debería tener una programación de obras considerando 20 años de ejercicios donde al tiempo que se está terminando algo se estén realizando los proyectos ejecutivos de un nuevo proyecto y se esté iniciando obra de otro. Es decir, no tiene ningún sentido anunciar obras en los primeros 18 meses de un sexenio que estén forzadas a terminar en la misma administración y depender de un presupuesto limitado que termine cancelando, por ejemplo, estaciones intermedias u obras complementarias.

Y finalmente el tercer elemento a considerar: el tipo de ampliación. El Distrito Federal con obras realizables en un horizonte de 20 años tendría una red completísima. Sin embargo, el rezago estará en el Estado de México. ¿Quién lo va a pagar si el metro es un organismo del Gobierno del Distrito Federal?

Bien, pasemos a la propuesta:

  1. GDF estructura sus ampliaciones con un enfoque del Distrito Federal.
  2. Un ritmo constante de 2 kilómetros por año mientras no haya una estructuración financiera “verde” (impuestos a la gasolina, peaje en circuito interior y en periférico, reestablecimiento de la tenencia, etc.)
  3. Las líneas con capacidad crecen hacia las orillas de la ciudad. Las líneas sin capacidad ya no crecen.
  4. Líneas subutilizadas deben ser muy largas (4, 5, 6 y 7)
  5. Las líneas 10, 11 y 13 siguen la tecnología de la línea 12 del metro (férrea, 1500 voltios y 2.80 metros de ancho).
  6. La línea 10, por Insurgentes, tiene un enfoque de tren regional y se planea con paradas más espaciadas conservando el servicio de Metrobús en la superficie, y con posibilidad de ligarse al tren suburbano (ciertamente con adaptaciones para poder operar en estaciones habilitadas para trenes de 3.20 metros de ancho). Esta línea podría llegar al Estadio Olímpico, como está previsto, o bien ir extendiendo su ruta paulatinamente a Perisur, Caminero y hasta Parres.
  7. Las líneas 11 (Satélite – Bellas Artes) y 13 (Naucalpan – San Lázaro) se replantean también como regionales pero ligándose a los servicios suburbanos existentes (por ejemplo, la línea 11 como extensión del tren Toluca – Observatorio hasta el centro y luego hasta la salida a Pachuca o al Aeropuerto de Texcoco).
  8. Líneas como la 8, con una buena demanda pero potencial de crecimiento deben apuntar hacia el norte y hacia el oriente; la B hacia el poniente e incluso hasta Observatorio; la 7 hacia el sur y oriente; la 9 hacia el Aeropuerto de Texcoco.
  9. Las líneas 4, 5, 6 y A deberían crecer hacia el Estado de México. La 4 sí hacia el sur del DF, pero fundamentalmente hasta Ecatepec; la 5 puede crecer hacia Neza y hacia Atizapán; la 6 hacia Satélite y hacia Neza o el Aeropuerto de Texcoco.
  10. Para financiar el metro hasta el Estado de México la propuesta sería: la Federación aporta recursos regulares para lograr este objetivo (4 kilómetros por año, cuando menos) y se determina con el Estado de México una aportación creciente a la operación, basada en el número de kilómetros de red en esa entidad.
  11. Si se logra estructurar el financiamiento verde, el ritmo, que bajo estos supuestos ya está en 6 kilómetros por año, pudiera crecer otros 4 kilómetros adicionales. Esta lógica nos permitiría llegar hasta 10 kilómetros de red adicionales, que a lo largo de 20 años se traduzca en cerca de 200 kilómetros, no menos de 150, y en 40 años, cuando las primeras líneas estén llegando a 85 años, podríamos contar con una red de 600 kilómetros.

Roma no se hizo en un día. Todas las apuestas de ampliación del metro parecerían inspiradas en una filosofía de que Roma sí se hizo en un día.

¿Requerimos metro o metrobús y mexibús? La verdad es que para los viajes más largos, que ciertamente son la minoría, sí requerimos metro y el metrobús enfrenta ciertas limitaciones en los viajes de más de 7 kilómetros cuando no hay servicios exprés, o de más de 10 – 12 cuando los hay. Esto me dice que si bien creo que la red de Metrobús deba seguir creciendo como hasta los 350 o 400 kilómetros y la de Mexibús como hasta los 200 kilómetros. La combinación de servicios es lo que permitirá que el transporte público sea una alternativa para todos los habitantes de la Zona Metropolitana del Valle de México, así ocurra que el metro se siga llevando el 80% de los recursos para el 20% de los pasajeros. Es simplemente un enfoque estratégico.

Advertisements

Paseo Nocturno Mextropoli

Esta noche, en el marco del Festival Mextropoli, conduciré el siguiente recorrido (Ruta Rey Peatón):

Imagen

 los principales puntos visitados serían:
  • Plaza Regina
  • Ex Convento Regina Coelli (finales del siglo XVI)
  • Andador Regina
  • Ex Convento de San Camilo (1754)
  • Plaza de la Aguilita
  • Andador Talavera – Alhóndiga
  • Casa Talavera (Siglo XVIII)
  • Calle Manzanares y callejón de Manzanares
  • Templo del Señor de la Humildad (Siglo XVI)
  • Callejón de Roldán
  • La Peninsular, cantina más antigua (1872) – PARADA EN ESTE PUNTO PARA TOMAR ALGO
  • Plaza de la Alhóndiga y puente de Roldán (siglos XVI y XIX respectivamente)
  • Templo y Plaza de la Santísima (1755)
  • Escuela Nacional para Ciegos (1870) y barrio de los ciegos
  • Primera Sinagoga (Nidjei Israel) del rito Ashkenazi (1941)
  • Plaza y templo de Loreto (1806-1819)
  • Mercado Abelardo Rodríguez y murales de discípulos de Diego Rivera (1934) … los murales serían visibles sólo en recorrido diurno
  • Teatro del Pueblo (1934)
  • Plaza de Santo Domingo y edificios circundantes: SEP (siglo XX), Escuela de Medicina / Antiguo Palacio de la Inquisición (siglos XVIII y XIX, con vestigios del siglo XVI), Templo de Santo Domingo (siglo XVIII)
  • Plaza y templo de Santa Catarina Siglo XVI – Siglo XVIII
  • Plaza de Garibaldi, con dos opciones: los que quieran comer, al Mercado de San Camilito; los que quieran divertirse, al Tenampa. En este punto se termina el recorrido. El guía se va al mercado de San Camilito (1957)

Análisis de los puentes peatonales en la Delegación Miguel Hidalgo

Este documento fue elaborado en diciembre de 2012 a petición del Delegado en Miguel Hidalgo. Salvo el paso subterráneo contiguo a Los Pinos y las modificaciones derivadas del segundo piso sobre Periférico (ahora hay más puentes peatonales y se terminó la Glorieta de la Fuente de Petróleos), lo demás sigue vigente (incluida la recomendación de hacer un paso a nivel en el metro Constituyentes y cerrar el paso subterráneo).

El video corresonde a una presentación y se destinan 10 segundos para cada lámina. En el caso de las más cargadas de texto, recomiendo poner pausa para tener tiempo de leer todas las líneas. En todos los casos, se sugiere ver en pantalla completa y colocar el puntero sobre el botón de pausa / reproducción.