Sobre la modernización del transporte público en CDMX

El día de hoy se presentó el programa de colaboración entre el Gobierno de la Ciudad de México, el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo, el Banco de Desarrollo de América Latina, el World Resources Institute y Embarq México, mediante el cual, la ciudad obtendrá créditos y asesoría para la modernización del transporte. En este marco, se anunció que el asesor técnico por parte del Gobierno del Distrito Federal será la Secretaria de Medio Ambiente, Tanya Müller García, quien se apoyará en la organización Embarq México y la red World Resources Institute.

En su discurso, el Jefe de Gobierno hizo énfasis en la necesidad de definir el modelo más adecuado para la sustitución de los microbuses, que no quede simplemente en una sustitución de vehículos. Miguel Ángel Mancera también señaló que el modelo de “corredores de transporte”, como ha sido instrumentado hasta el momento, no es la vía para la modernización del transporte, como habíamos señalado en múltiples ocasiones.

Desde tiempo atrás hemos insistido en que la ruta de los corredores de transporte no estaba conduciendo a una transformación exitosa y cuestionamos que el Gobierno del Distrito Federal los llamara “autobuses de alta tecnología” cuando en realidad son vehículos inadecuados para el transporte público de personas en zonas urbanas. Por el contrario proponemos tres elementos clave para la transformación del transporte público de superficie:

  1. Determinación de un modelo de operación de calidad que sea atractivo tanto a los usuarios presentes de las rutas, como a los usuarios potenciales provenientes incluso del automóvil. Este modelo estará basado en:
    1. Infraestructura y mobiliario urbano básicos: paradas con información completa, señalización y cromática adecuadas, mapas, carriles exclusivos en avenidas y carriles preferentes en puntos de congestión cuando vayan por calles colectoras.
    2. Vehículos orientados a la comodidad del usuario: motor trasero, entrada baja, descenso por puerta intermedia, tecnología Euro V o superior, asientos plásticos, pasillo amplio, vestíbulo de descenso. Para las rutas principales, buses con capacidad de 90 a 120 pasajeros; para las rutas auxiliares, de 60 a 90 pasajeros. De ser posible, con aire acondicionado.
    3. Sitios de encierro cercanos a las terminales de servicio, con instalaciones adecuadas para el mantenimiento, programación, capacitación, pernocta de choferes, administración y nutrición.
    4. Modelo de gestión replicable en todas las rutas.
  2. Sistema Integrado de Transporte
    1. Un solo “paraguas” para el usuario. Metro, Trenes ligeros o suburbanos, Metrobús, Trolebús, Autobús, Vagoneta o Ecobici, son engranajes de una misma tuerca. Un solo medio de pago, un teléfono único de atención al público, un solo mapa, horarios coordinados se servicio, cromática convergente, recursos compartidos, autoridad única de transporte.
    2. De entrada el Gobierno del Distrito Federal debe comenzar coordinando los servicios que ya tiene (metro, tren ligero, trolebús, RTP, ecobici) y generando un protocolo de integración para los demás servicios, y un mecanismo de “compensaciones” para el uso de la “Tarjeta de Ciudad” en todos los servicios.
    3. Los corredores Cero Emisiones y el Metrobús dan servicios similares, deben quedar integrados en el próximo ajuste tarifario, de tal suerte que los transbordos entre uno y otro estén incluidos. Lo mismo el STC Metro con RTP y el tren ligero, cuyos servicios fungen como alimentadores del metro y por lo tanto podrían incluir transbordos entre uno y otro, lo que permitiría una cobertura casi completa de la ciudad con tarifa única.
  3. Gobernanza y movilidad
    1. El Gobierno de la Ciudad de México debe generar mecanismos e instituciones de participación ciudadana que involucren a vecinos, usuarios del transporte público, concesionarios, proveedores de insumos para el transporte público, para generar una mejora continua del servicio.
    2. Elementos como el necesario e inexistente Mapa de Ciudad, la cromática de los vehículos y la señalización de paradas y estaciones, la información a los usuarios, la planeación de rutas, entre otros, deben involucrar a los interesados y no ser llevados sólo por funcionarios.

Hay casos exitosos dentro del país que hay que entender, mejorar y replicar, como los servicios Ecobús y Expreso de RTP, los Cero Emisiones del Servicio de Transportes Eléctricos, los alimentadores del Metrorrey en Monterrey, el Sistema Integrado de Transporte Optibús de León, Guanajuato, entre otros. La Ciudad de México está cerca de lograr la transformación deseada, pero ha cometido errores en lo que va de la presente administración, invitamos a corregir el rumbo y a escucharnos.

Advertisements