La sociedad y la seguridad vial

Uno de los grandes retos que enfrentamos en la reducción de la mortalidad en las calles es la participación social. Nuestra postura no puede ser meramente de militantes de la “movilidad sustentable” conversos a guardianes de la vida humana. No. Esto debe ser una perspectiva mucho más amplia.

Dice Dana Corres que deberíamos dejar de usar el adjetivo “cochista”, tal vez tiene razón, pero también creo que las figuras de estigma / recompensa sirven para motivar a los actores. Cochista ha sido definido por muchos de nosotros como el automovilista que se resiste a todo cambio en el patrón de movilidad de la ciudad. Pero bien, de acuerdo, abandono el adjetivo. Sería el primer paso para … ¿consensos?

Sí. Necesitamos un Pacto por la Movilidad. Esto va más allá de acciones improvisadas. Algunos actores de la movilidad sustentable han hablado ya del Pacto por la Movilidad. Lo hicimos en la Liga Peatonal (véase la entrada respectiva en Zoon Peatón) y también lo mencionó en algún momento Laura Ballesteros (entre que se salía del PAN y aceptaba la candidatura del PRI, lo cual hacía el momento desafortunado).

Recuerdo que en el verano de 2015 me llamó Areli Carreón para que habláramos del Pacto por la Movilidad; en una larga llamada fue muy enfática en los tiempos que tomaría preparar un acuerdo amplio en la sociedad. No podíamos poner fechas perentorias, sino dejar que madurara este acuerdo. Semanas después, ella misma nos convocaba a la Coalición Visión Cero, entendida tal vez como ese espacio de consensos entre la sociedad para reclamar ante el gobierno una movilidad distinta que ponga a la vida por encima de todo.

¿Es la Coalición el Pacto? Obviamente no, pero fue una salida positiva para empezar a generar los acuerdos entre la sociedad. A partir de reflexiones que publiqué en este mismo blog generé tal polarización, que lo más decente que podía hacer era renunciar a la Coalición y eso hice. Eso no quita, sin embargo, que la ruta arranca por allí: la sociedad organizada por la movilidad llama al resto de la sociedad a construir un Pacto por la Movilidad.

Si queremos caminar hacia la Visión Cero, necesitamos un acuerdo amplio de la sociedad. Este acuerdo debe incluir a usuarios del automóvil, la motocicleta, conductores y usuarios del transporte público, militantes de la movilidad sustentable, organizaciones contra la violencia vial, especialistas en seguridad vial, gobierno, empresas, entre muchos otros. Hay que armar una lista amplia.

¿Quién debe conducir la conformación de este pacto? Obviamente necesitamos figuras que refresquen nuestro debate. No pueden ser las personas mencionadas en esta entrada, ni yo mismo, ni los que estén viviendo situaciones que confronten, sesguen o polaricen, con los posibles firmantes de un Pacto por la Movilidad. Hay que proponer nombres para líderes, participantes y firmantes, y hay que tener claros los objetivos.

El objetivo primordial, me parece, es una movilidad que cuida la vida humana y favorece la convivencia de las personas, sin saber qué modo de desplazamiento ocuparán (el velo de la ignorancia de John Rawls llevado a la movilidad). El Pacto por la Movilidad es la expresión de una sociedad que se pone de acuerdo en su modelo de movilidad ordenando una serie de valores: la vida, el cuidado al medio ambiente, la velocidad, comodidad, accesibilidad y asequibilidad de sus desplazamientos.

La sociedad será fundamental para esta transición a otro modelo de movilidad.

Advertisements

Corredores de transporte

Corredores de transporte público se inauguran en la ciudad pero el transporte sigue siendo malo. Los buses son incómodos, no incluyentes, se manejan como microbuses, las paradas carecen de señalización adecuada, seguimos pagando sólo con monedas, no hay sistema integrado, cambian para no cambiar. Los corredores de transporte son negocio para quienes venden autobuses, no lo son para la ciudad.

CTtAEiSUcAA8end

(Foto tomada de @HectorSerranoC)