Ad hominem

Seguramente lo mejor es que los funcionarios no debatan, que no den opiniones, que no reflexionen en público, para que se cumpla la sentencia de los críticos virginales. Lo contrario, discutir, abrir posibilidades, retomar ideas, ejemplificar y preguntarse, será disimulado como si no fuera debate: el funcionario es culpable de todo, de la existencia del diablo, el que no da respuestas (aunque las esté dando), ha perdido sus derechos elementales y es el único caso en el que sus opiniones se descalifican “ad hominem”.Lo segundo mejor es discutir y reflexionar públicamente con convicción, y es de hecho lo que haré, pase lo que pase, por lo que amo y me entusiasma. Yo del crítico aprendo, reflexiono, en algunas batallas convergeré, pero no puedo compartir su gusto por la carroña.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s