El día de la independencia

El triunfo del “unmentionable” me pone dos preguntas iniciales en la cabeza y posteriormente una gran pregunta.

  1. ¿Qué pasará con el muro?
  2. ¿Qué pasará con la economía?

¿Cómo salir airosos del triunfo del #Unmentionable?

No hablaré de la pregunta de la economía en este momento, creo que no he leído suficientes análisis aún que me permitan entender el desfío que enfrentaremos, más allá de las especulaciones que ya he hecho en este blog y en mis otras redes sociales.

Hablaré de las etapas de construcción del muro:

  1. #Unmentionable pide a México pagar por el muro
  2. México dice que no pagará por el muro
  3. #Unmentionable reitera petición a México de pagar por el muro
  4. México reitera no pagar por el muro
  5. #Unmentionable amenaza con tomar activos mexicanos por el valor del muro
  6. México dice que esto es ilegal y amenaza recurrir a tribunales internacionales
  7. #Unmentionable construye una polarización en la opinión pública de su país, previa a la ocupación de territorio mexicano
  8. México sigue diciendo que no pagará el muro
  9. #Unmentionable envía tropas a México
  10. Se interrumpe la transmisión

Esta historia es de pavor, pero sin duda uno de los escenarios posibles, a la vez imposibles hasta hace unos meses. Creo que habrá instituciones que impidan llegar a este escenario tan negativo … pero ¿y si sí?

La estrategia preventiva sólo puede ser ver en #Unmentionable un triunfo para México. Este es el momento de la independencia.

Cada que viajo a Colombia, al regresar, tenemos que salir por las puertas más incómodas. Mientras en un viaje de Estados Unidos a México tardo 30 minutos del avión a la calle, viniendo de Sudamérica las salidas tardan de 60 a 90 minutos. ¿Por qué? Porque México ha aceptado ser la primera puerta de Estados Unidos. Existen mecanismos menos humillantes para vigilar el tráfico de drogas en los aeropuertos, México ha optado por hacinar viajeros ¿No es absurdo?

En temas como seguridad, migración, diplomacia e industria, la estrategia de México ha sido obedecer a las presiones de Estados Unidos. #Unmentionable es la oportunidad de poner alto al zapato del Tío Sam.

Sí, hagamos el muro, pero hagámoslo turístico, del lado mexicano, hagámoslo de una manera tal que nos desvincule del “imperialismo yanqui”, que evite la llegada de armas, que evite la llegada de autos usados, que evite la cultura chatarra, que imponga normas ambientales tan estrictas como las de California, que reduzca la influencia de la industria automotriz y favorezca industrias más sustentables, que amplíe oportunidades de desarrollo para los mexicanos. Hagamos el muro empleando a los cientos de miles de repatriados, plasmemos en él lo que somos, pidamos prestado a los bancos de Estados Unidos para hacerlo y dejemos de pagar cuando osen humillar.

Ese muro tendría que marcar el límite del territorio mexicano, cuando los marines intenten entrar. ¿Que pueden entrar por aire? Claro, nosotros también, la droga también, los tamales también, la música también. Siendo el discurso del muro un motivo tan absurdo, saquémosle provecho, hagamos un muro keynesiano y reduzcamos la influencia “gringa” sobre México.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s