Motivaciones

Mi motivador es la ciudad. Esto va más allá del legítimo deseo de dar un buen ejemplo a mis hijos, seguir un buen desempeño en mi carrera profesional o llevar a la práctica lo que he pensado por muchos años.

Cuando hablo de que mi motivador es la ciudad pienso en varias preocupaciones. Ser parte del gobierno desde hace un año, y es por ello que hoy escribo esta entrada, nos coloca como ejemplo para algunos, positivo y negativo. Algunos juzgarán positivamente lo que hacemos y otros negativamente. Las instituciones tienen sus límites y las reglas de hoy no facilitan la buena imagen:

  1. Los problemas de los ciudadanos no siempre son solucionados o tardamos en lograr la solución.
  2. Es muy fácil generar incertidumbre: tráfico, bloqueos, candados, grúas, obras, fugas de agua, etc.
  3. No tenemos articulada una visión de largo plazo, porque nos domina la inmediatez.

La Constitución de la Ciudad de México es una carta de derechos en la que nos debemos ocupar en los próximos años para garantizar su satisfacción y cumplimiento. Esto nos llevará a un esfuerzo de planeación sin precedentes: por primera vez estamos obligados a pensar en esta articulación de la promesa de un derecho con su cumplimiento.

Nada garantiza que ocurra, aún, esta conexión entre las buenas intenciones de la Constitución y la concreción de los derechos que pretende garantizar. Me parece que los retos de los próximos años son justamente esos:

  1. Garantizar la solución inmediata a los problemas públicos. Y con esto no me refiero a cuestiones relativamente simples como tapar un bache o prender una luminaria (que a veces se nos complican, por cierto), sino cómo atender la causa raíz de esos problemas públicos y, digamos, anticiparnos al bache o la luminaria fundida.
  2. Atender justamente la incertidumbre del ciudadano, eso que le genera la sensación de que su gobierno no le sirve para nada.
  3. Construir instituciones de planeación fuertes, profesionales, críticas, autónomas, que se aboquen a construir el camino para unir la vocación garantista de la Constitución de la Ciudad de México, con la realidad.

Estos tres retos me entusiasman, así ahora sea parte de un aparato que tiene que replantearse a sí mismo para atender estos tres retos (y que por lo tanto soy cómplice de las fallas).

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s