14 semanas

Están por iniciar las campañas y, en mi calidad de servidor público, no podré expresar mi opinión respecto a mis votos. Así es el lineamiento que he recibido. Tengo mis consideraciones, pues de un lado me parece que desalienta el debate de fondo; aunque por otro, es recurrente la actitud del servidor público que defiende al grupo el que pertenece sin ningún razonamiento. Ahora bien, el lineamiento recibido aplica al inicio de campañas, que ocurrirá el 30 de marzo, por lo que esta publicación es la única consideración que haré en estas 14 semanas.

  1. Mi razonamiento al votar

Desde que dejé mi militancia partidista en 2010, mis votos dejaron de ser todos para una sola opción política. Cada voto tiene un razonamiento.

En México votar por la persona tiene sentido para cargos ejecutivos, no así para cargos legislativos. Los alcaldes, gobernadores y presidente obedecen, en la práctica, a su propio proyecto. Hacen alianzas pero son independientes. Votar por el más (adjetivo positivo) o por el menos (adjetivo negativo) tiene sentido. Digamos: la persona más honesta, preparada, experimentada, joven, progresista, etcétera o por el menos corrupto.

En el caso de los cargos legislativos lo que me resulta importante es la posición relativa en el Congreso o Asamblea. Si el Poder Ejecutivo estará en manos de A quiero ¿una oposición fuerte o una mayoría que le ayude a gobernar? Es decir, uno debería buscar contrapesos o soportes, en función de quién detente el Poder Ejecutivo.

Por último, tengo claros mis negativos, por qué partidos no suelo votar. El PRI siempre está a la cabeza (aunque PT y PVEM lo acompañan), aunque sí he votado por el PRI (Xiuh Tenorio en 2015).

  1. El razonamiento aplicado al 2018
    • Cargos Ejecutivos:
      • Presidente
      • Jefe de Gobierno
      • Alcalde
    • Cargos Legislativos
      • Diputados Federales
      • Senadores
      • Diputados Locales

Presidente. Es el voto más trascendente para todos. Es una decisión difícil, el país está en crisis (me pregunto si la palabra tiene plural). En algún momento sí me he planteado la interrogante de votar por Andrés Manuel López Obrador. En 2006 voté por Felipe Calderón; en 2012 estuve cerca de votar por AMLO … pero opté por anular mi voto (voté por @PapelCarbonell, para ser precisos).

Esta vez padezco lo mismo, no me gusta reducir a López Obrador a una simplificación de “un peligro para México”, pero la forma en que provoca en temas clave, sensibles, no es la de un demócrata. “Lo que diga la ciudadanía” no es democracia, es confianza en los mecanismos de manipulación política para obtener el respaldo de decisiones previamente tomadas. Mi preocupación con López Obrador es enfrentarme a la reducción de la discusión a blancos y negros.

No hace mucho publiqué esto en Facebook:

Vivimos la discusión reducida a nada. Armando Ríos Pínter era la opción más interesante de esta elección, pero el INE no le validó las firmas necesarias para ser candidato. Mis opciones reales se han vuelto esas dos: Anaya o anular. ¿Qué no me gusta de Anaya? Hay gente indefendible cerca de él (como cerca de Meade y de Andrés Manuel), pero también veo gente que vale mucho la pena que me hace pensar en un balance positivo de su posible triunfo.

Observen uno de los comentarios: “entre 2 delincuentes”. ¿Está claro lo débil que se vuelve argumentar en estas fechas? Como se ha cuestionado, AMLO purifica todo. Los demás no tienen ese Don. Eso es lo que más me preocupan del muy probable triunfo de Morena. Hay una debilidad argumentativa en su entorno, sólo están a la expectativa de lo que hace para justificar todo. He visto gente muy brillante, de esos a los que no se les va un desliz del gobernante en turno, pero ahora paulatinamente empiezan a publicar sobre los temas que está cuestionando Andrés Manuel, con enfoques similares.

Ya se está conformando un eje intelectual que defenderá cualquier capricho de López Obrador, eje intelectual del que han carecido tanto Miguel Ángel Mancera en la Ciudad de México como Enrique Peña a nivel nacional. Para bien y para mal. Insisto, veo gente muy brillante que terminará argumentando sobre ideas que responderán a caprichos políticos, porque una de las estrategias de AMLO es tomar decisiones a capricho.

El tema del aeropuerto es justamente un ejemplo de las decisiones a capricho. Llevamos 30 años discutiendo la estrategia aeroportuaria de la ciudad y cuando tenemos un aeropuerto de talla internacional a medio construir, cuando desde sociedad y gobierno muchos hemos dedicado mucho tiempo a la discusión, surge no sólo el cuestionamiento sino la amenaza: se cancela Texcoco. ¿Ese es el Último Hombre que nos promete Zaratustra?

El proyecto de Texcoco exige muchas aclaraciones, revisar los impactos ambientales a profundidad y compensarlos, hay que investigar a Gerardo Ruíz Esparza, sin duda el peor Secretario de Comunicaciones y Transportes de todos los tiempos, siempre rodeado de sospechas de corrupción. Sin embargo, hay tantas oportunidades de desarrollo regional detrás del aeropuerto de Texcoco, que sería una verdadera tragedia cancelar el proyecto a estas alturas.

Lo que sí me queda claro, es que todos los actores que paulatinamente veremos hablando, por ejemplo, en contra del aeropuerto de Texcoco y que antes no tenían una oposición tan clara, con lo que realmente simpatizan es con un gobierno autoritario. Lo que representa –no me tomen por cínico esta vez– esta construcción de la agenda es un gobierno autoritario cuando venimos de dos décadas de cuestionar todo, particularmente la última con el surgimiento de Tuiter. No hay decisión pública que no genere rechazo en redes sociales, porque incluso se ve mal que otros actores la defiendan … pero AMLO no padece esa vulnerabilidad, porque rápidamente surge su cuerpo intelectual que lo defiende.

No es el tema del peligro para México, es el tema de la simplificación de las ideas, del autoritarismo de facto por esa reducción del pensamiento. A lo mejor es lo que necesita México –insisto, no me tomen por cínico–, pero me resulta imposible de defender.

Ojo con este detalle de la conversación con analistas de Milenio:

Le tengo mucha desconfianza a todo lo que llaman sociedad civil o iniciativas independientes.

El problema es que han simulado demasiado con lo de la sociedad civil, es como lo de las candidaturas independientes que son independientes del pueblo, no de la mafia del poder, pero ahorita te aclaro, te voy a poner un ejemplo, la transparencia que tú citaste.

Un parapeto en el mejor de los casos, supuestamente promovido por la sociedad civil, independiente, ¿en qué terminó? El Instituto de la Transparencia que nos cuesta mil millones de pesos, promovido por Fox, pero apoyado por la sociedad civil.¿Saben qué fue lo último que resolvió el Instituto de la Transparencia? Mantener en secreto la investigación de Odebrecht, sobre los sobornos, esos instrumentos que se han creado para justificar, o mejor dicho para encubrir actos de corrupción, son instrumentos que se han venido creando para simular que se va a combatir la corrupción y al final lo que hacen es proteger la corrupción.

No sólo es lo que dice sobre el INAI, es el prejuicio a las iniciativas de la ciudadanía, la desconfianza a los intereses que pueden estar detrás de posiciones políticas (y que suelen estarlo, cierto) y la negación a este poder emanado de la sociedad (que es justo el que ha movido tanto agendas de minorías como otras agendas estratégicas como género, movilidad, cultura, juventud, entre otras). Es el mismo desdén con el que se ha despreciado la vida de los 43 normalistas por parte del gobierno federal y la derecha: estaban en malos pasos, su vida no es defendible. “No creo en las iniciativas independientes, tienen jefe, no reconozco sus derechos.”

Andrés Manuel López Obrador, de ganar, puede refrescar mucho la política que está absolutamente viciada, pero no representa la quimera que persigo y le pone riesgos a las agendas que defiendo o con  las que simpatizo. No descarto que al cabo de seis años su paso por la Presidencia sea muy positivo: estoy abierto a ser gobernado por alguien con quien no simpatizo, y eso es algo que nos hace mucha falta a los mexicanos.

Explico, para terminar esta sección, por qué Meade no y Margarita Zavala tampoco. Mi imagen de Meade se desploma día a día. De amigos en común escucho las mejores opiniones, pero lo que veo en medios es un candidato pusilánime, sin agenda, secuestrado por el “estratega” de esta administración federal (el becario de la Cancillería), montando el mismo discurso inverosímil de la Procuraduría General de la República y el PRI sobre el supuesto lavado de dinero de Ricardo Anaya. Más allá de si hay materia o no para la acusación a Anaya, está claro que nuestro superarchirecontrachingón técnico terminó secuestrado por un despacho mediocre de estrategia electoral ¿ese es mi próximo presidente? #oritanogracias

Con Margarita Zavala veo algo peor, de un lado me resulta una comparsa del PRI; por otro, la agenda conservadora anti derechos LGBTTTI. Al final de cuentas Zavala tampoco se mueve con libertad, forma parte de un grupo que está pensando en “el día siguiente”. Sobre ella cae la sospecha que haya sido la única que junto las firmas y de panzazo. Su misión de grupo es que no crezca Anaya y posicionar a alguien para hacerse del control del PAN pasada la elección (tal como en su momento hizo Felipe Calderón con Josefina Vázquez Mota, a quien le cobró que haya vencido a Ernesto Cordero en las internas del PAN).

Jefe de Gobierno de la Ciudad de México. Este es mi tema claro está, y como lo publiqué en alguna ocasión, me habría gustado estar en la boleta aún sin posibilidades, sólo por la agenda de ciudad. La realidad es que no me siento representado por ninguna de las candidatas o de los candidatos. Es muy probable que termine votando por Marcos Rascón –aunque el partido que lo postula me revienta–. El resultado es bastante obvio, al menos tenemos claro que será una mujer la que nos represente a partir del 5 de diciembre, pero hasta el nombre es bastante obvio: ¿qué pasará con la agenda de transporte, espacio público y desarrollo urbano que he defendido?

Esa es justamente mi labor una vez que deje la Autoridad del Espacio Público: necesitamos que el llamado “nuevo modelo de movilidad” deje de ser el “blá blá blá” que ha sido hasta ahora y se instrumenten las acciones que lo hagan realidad y eso lo tendremos que hacer fuera del gobierno, gane quien gane. Ya en otra publicación hablaré de los retos en esta agenda.

Alcalde en Benito Juárez. El PAN ha ganado las 6 elecciones desde 2000 y ha gobernado con absoluta comodidad. Benito Juárez ha sido, junto a Miguel Hidalgo, mi espacio de acción. Es ahí donde conozco a los actores, donde suelo ser amigo de algunos candidatos. Todavía veo ventaja de Acción Nacional y esto marca en buena medida mi probable voto, el PAN debe salir todos los días a luchar por la delegación, debe dejar atrás el territorio cómodo que ha tenido durante 18 años, debe sentirse presionado. Una elección competida hará una delegación mejor gobernada.

Diputados Federales.  Si llega a ganar López Obrador, con su forma de presentar los dilemas en blanco y negro ¿de verdad queremos que cuente con mayoría absoluta en alguna de las Cámaras? Absolutamente no. Revisaré las listas, mi voto está entre Partido de la Revolución Democrática o Movimiento Ciudadano.

Senadores. Mi voto es por Patricia Mercado. Es decir, Movimiento Ciudadano. Sin dudarlo. Admiración y aprendizaje, por lo menos.

Diputados locales. Vaya conflicto. Christian Von Roehrich, por el Frente; Paula Soto, por Morena. Ambos amigos. Paula con una agenda muy clara, género, que necesita su representación en el Congreso de la Ciudad de México. Si lo más probable es que gane Claudia Sheinbaum lo mejor será que esté acotada, lo que incentivaría un voto contra Morena … pero Paula no es de Morena, no la veo secuestrada por una fracción parlamentaria (De hecho, en la IV Legisltatura supo marcar distancia a muchas decisiones del PAN en el que militaba). En fin, no es una decisión sencilla.

  1. Instituciones

En el país nos urgen instituciones, y eso es bastante claro ¿cuáles? allí está el dilema.

Credibilidad. En Perú el presidente renuncia por un escándalo de corrupción que llega hasta México. Realmente Peña Nieto debió renunciar a la Presidencia en 2014 … aunque el cargo no es precisamente renunciable por definición constitucional. La corrupción de Peña está más que probada: propiedades donadas, conflicto de interés en el caso de la Casa Blanca, más todos los otros conflictos en los que lo metió Gerardo Ruíz Esparza (tren a Querétaro, OHL, Aeropuerto, Socavón, etc.) y sumémosle la presencia del peor secretario de Hacienda desde los irresponsábles déficits de los años setenta. ¿Cómo detonar credibilidad?

Me parece que necesitamos dos cosas, empoderar a los técnicos (poder de carácter técnico) sin generar vínculo político, respetar las instituciones creadas con esta estructuración técnica. Esta costumbre de conformar instituciones autónomas con cuotas de partido sí es un peligro para México. Existe una alternativa: ser estrictos en la selección de candidatos, pero elegir entre los seleccionados de manera aleatoria y no partidista. Aplica para INE, INAI, Inetel, Suprema Corte y lo que se nos ocurra. Lamentablemente no estamos en esta vía.

Partidos y ciudadanos. Necesitamos una reforma del sistema de partidos que no sea diseñada por los partidos. Necesitamos que los partidos se queden callados en la discusión, que generemos consensos y que haya un compromiso de los partidos por aprobarla sin que ellos participen de la discusión. ¿Estoy pidiendo un imposible? Estoy pidiendo lo que necesitamos. La siguiente reforma electoral, y como sabemos es una costumbre sexenal con más de 60 años de tradición, será a la medida de los partidos … por eso debemos cocinar una reforma al sistema de partidos sin los partidos.

Continuidad. Debemos de dejar de jugarnos el futuro de México en cada elección. Elevamos tanto las expectativas cada seis años que mantenemos una gran frustración con el resultado. La democracia exige continuidad, no mesías sexenales. México elige presidentes de seis años no de medio siglo. Deben pensar y planear el futuro, sin duda, pero de manera agregada con el anterior y el sucesor.

 

Advertisements

Pecados mortales

Se metió un ciclista a los carriles centrales de Viaducto. Individualmente la acción puede ser cuestionada, pero el énfasis no puede seguir en las conductas de peatones o ciclistas. La que viraliza la imagen del ciclista ¿Está tomando el video mientras conduce? ¿Sabe que su acción es más peligrosa que la que denuncia? Entiendo que tarde o temprano deberemos ordenar conductas de todos, pero de entrada si al manejar veo que alguien en una posición más vulnerable comete un error mi obligación es protegerlo, no exhibirlo.

Mi segundo tatuaje

Desde hacía unos meses estaba dándole vueltas: quería un segundo tatuaje. El primero, como saben, es una gheisha en el brazo izquierdo, que me hice en Kioto el día que cumplí 39 años.

En aquella ocasión, 9 de octubre de 2010, pasé cuatro horas en el estudio Harinzanmai. Tatuarme fue purificador, ese dolor suave y constante me ayudó para ciertos procesos personales: drenó dolores mucho más profundos. En 2011, dos días antes de mis 40, supe que sería padre; ese hecho está relacionado con mi tatuaje.

Siete años después, el nuevo tatuaje debía representar una nueva etapa. Su lugar ya estaba decidido, el brazo derecho. 20 días antes de mi cumpleaños ocurrió el terremoto. Un suceso que nos ha marcado a todos en la ciudad. Cada quien tiene su historia, cada quien la cuenta bajo su perspectiva.

Al momento del terremoto me encontraba en el Barrio Chino presentando el proyecto de rehabilitación a empresarios de la zona. Cuando inició el movimiento la gente se alineó a la pared, esperando el momento adecuado para desalojar. Yo permanecí sentado observando la situación, en cuanto se escucharon desprendimientos del edificio de junto supe que se trataba de algo más duro que los temblores de los últimos años.

Al salir encontré daños por toda la zona, mucho polvo, pero no había colapsos. Estuve caminando primero, después abordé el metro y paulatinamente me di cuenta de las dimensiones de la tragedia. Minutos después del sismo sólo di la instrucción de que la gente que trabaja conmigo se retirara a sus casas, no sabía que el edificio de Insurgentes Centro 149 no estaba ya en condiciones de recibirnos de vuelta.

Mis hijos estaban inquietos, desobedientes, hacía un mes que habían cambiado de escuela y casa. Su madre estaba en otro país. Lo más difícil para los niños es la incertidumbre. Recibieron un coctel de incertidumbre. Como todos, yo estaba con un gran deseo de ayudar, hice lo que pude a distancia porque también llevaba la obligación de estar con mis hijos; quienes nos apoyan para cuidarlos se concentraron en su propio entorno, como era justo y lógico. Mi esposa sólo pudo adelantar un día su regreso, al 22 de septiembre. Me corroían las ganas de salir a ayudar.

Hasta la noche del viernes 22 pude presentarme en algún colapso: botas, casco, chaleco, guantes … pero sin experiencia. Al final de cuentas teníamos la ayuda desbordada. Sólo pude apoyar deteniendo el tráfico y motores en los momentos de silencio. En algún momento de esa noche no sólo se pidió el silencio … tras minutos de pausa absoluta surgió un aplauso, y la noticia: una persona había sido rescatada con vida. Descubrirme llorando y con el puño en alto me llevó a la imagen que hoy está marcada en mi brazo derecho.

Michael Wille Vargas, el tatuador, subió la imagen de inmediato a Instagram. Yo he sido mucho más reservado por prudencia, los estériles ataques que he recibido los últimos dos años en tuiter han cambiado mi convivencia en esa red. No quise ser frívolo en un momento tan difícil. Fue hasta el Año Nuevo Chino, el 16 de febrero, cuando coloqué como imagen de perfil mi tatuaje, quedando pendiente el texto que estoy escribiendo en este momento.

IMG_0721

El significado de mi tatuaje es muy simple: está representado el Barrio Chino porque ahí estaba yo durante el sismo, pero también está el puño, que representa la entereza de los mexicanos ante la tragedia y la mía propia, y de nuevo el Barrio Chino, nuestro esfuerzo por el resurgimiento de la ciudad en tiempos tan difíciles, por cambiar de página y decirle al mundo que esta ciudad es maravillosa y está de pie. Los ideogramas dicen Ciudad de México, arriba un peatón dentro de una pagoda. La mano es mi propia mano, incluye la uña del dedo pulgar deformada por un hongo que me ha acompañado desde la infancia. Si mi brazo está caído, el tatuaje estará mostrando mi puño en alto, y si mi puño está en alto, yo estoy luchando, de la mano de otros, como quiero seguir luchando muchos años más por esta ciudad que amo.

Mis necesidades

La idea del Registro Nacional de Necesidades suena un tanto ridícula y ha invitado a comentarios irónicos en redes sociales. Yo podría hacer un comentario en ese sentido:

Lo que más necesito es tiempo.

La segunda necesidad es más profunda. Tengo 46 años y no tengo asegurada mi vejez. Mi apuesta es ser un hombre sano los próximos 30 años, pero eso no garantiza nada. A pesar de las Afores, México carece de una política única para el retiro. Fui empleado de Pemex 7 años, que no han computado en ningún otro sistema ¿por qué puede suceder esto? He cotizado en el IMSS unos 6 meses y en el ISSSTE unos 5 años. Tengo una cuenta perdida del SAR en quién sabe qué banco y otra en BBVA. No tengo Afore. Una parte es mi culpa, pero aún cuando a mediados de 2019 cumpliré 30 años de mi primer trabajo (en el Monte de Piedad, por cierto, que como Pemex, también tiene su propio sistema de retiro), la falta de un registro centralizado de retiro es un problema de muchos mexicanos y mexicanas.

Hijosdalgo

Hay un argumento débil para cuestionar a dos integrantes del “gabinete” que presentó uno de los tres candidatos a la Presidencia. En una de esas cosas que Andrés Manuel López Obrador suele hacer “out of the box”, designó a quienes como parte de su propuesta se convertirían en secretarios en caso de ganar. La idea no es de ninguna manera mala, pues permite conocer más a detalle al candidato (algo que no podría hacer Meade, pues evidentemente tendría a personajes deleznables en su primer círculo).

En la lista de AMLO hay dos “millenials”, cuya formación promete bastante, refresca las ideas y la política, pero justamente por su juventud conocemos menos de su trayectoria, que no incluye cargos públicos en el caso de Román Meyer, y sólo la diputación federal que actualmente ostenta Luisa María Alcalde. Los nuevos nombres no deberían ser tema si el candidato hubiera nombrado a los titulares de cada grupo de trabajo en la propuesta electoral, pero los llamó miembros de un gabinete, y eso los somete al escrutinio público.

¿Por qué el padre de uno y la madre de la otra habrían ser tema en la discusión política? Si es para demeritar sus trayectorias, es injusto –quizá discriminatorio– que la hidalguía sea parte de la discusión. No lo es si hablamos de la condición de privilegio que pudiera representar.

Quien conozca mi trayectoria sabe que soy “cultura del esfuerzo”. Estudié la licenciatura en una universidad pública, hice mi primera maestría becado y la segunda me la pagué yo. No heredé propiedades, ni siquiera un automóvil … pero en los inicios de mi vida laboral sí escuché la pregunta “¿Eres hijo de Roberto Remes?”. Mi padre no alcanzó cumbres empresariales o políticas, simplemente tenía amigos, y en algún momento sus amigos me abrieron puertas, así me pude emplear en 1989 al mismo tiempo que iniciaba la carrera, así entré a trabajar a Pemex y así obtuve la beca para la maestría en el ITAM.

Sí viví una condición de privilegio, suficiente para arrancar mi vida profesional, insuficiente para escalar en la política. No es el caso –menciono sólo unos pocos de decenas de ejemplos– de Alfredo del Mazo, gobernador del Estado de México; Alejandro Murat, gobernador de Oaxaca; Fernando Yunes, senador; o José Ramón y Andrés Manuel López Beltrán, dirigentes regionales de Morena en el Estado de México y en la Ciudad de México.

Ser hijodalgo abre puertas a una red de relaciones, facilita la comunicación con actores del círculo de la madre o el padre y da confianza en una sociedad con bajo nivel de confianza. Los primeros dos atributos son claves para entrar, la confianza, para ascender.

Estos dos “miembros del gabinete” de López Obrador refrescan las ideas, cuentan con méritos propios, pero tengamos claro el contexto: vivimos en una sociedad de privilegios y en este momento no la estamos transformando. Ninguna de las tres fuerzas electorales que se enfrentarán en las elecciones de 2018 está confrontando a una sociedad de privilegios, y el reto de nuestra sociedad será, no el demérito de los jóvenes hidalgos talentosos, sino el reconocimiento a todos los demás jóvenes talentosos.

 

 

Reflexiones de un mexicano sobre la independencia catalana

Durante los últimos días he reflexionado mucho sobre el proceso de independencia catalana. Las resumo en diez puntos.

  1. Desde la universidad, el nacionalismo es un tema que me ha interesado. Mi tesis de licenciatura en Ciencia Política fue justamente sobre este tema. En mi propia formulación teórica hablaba de “micronacionalismos”, algo que otros autores que leí después definieron como “etnonacionalismo”. Es decir, entender el nacionalismo no como algo delimitado por los entes persona – estado – territorio, sino por algo mucho más simple y poderoso: la identidad.
  2. En 1995 conocí una catalana, Ada Ferrer-i-Carbonell, quien es una de mis mejores amigas hasta la fecha. A través de ella supe que había un partido llamado “Esquerra” (Esquerra Republicana de Catalunya), que la fiesta de Catalunya es el 11 de septiembre (recuerdo que me dijo en perfecto mexicano: “sólo nosotros celebramos el día que nos chingaron”) y que era independentista pero que no valía la pena hacer una guerra para independizarse de España. Al conocer a sus padres supe que no tenían el más mínimo interés de conocer Madrid. Cuando conviví con ellos en Sabadell me hablaban en catalán y yo contestaba en castellano, escena típica de la convivencia catalana y española. Los Ferrer-i-Carbonell son claramente el retrato de una de las decenas de miles de familias que se están manifestando en contra de su pertenencia a España.
  3. Lo cortés no quita lo valiente. Lo etnonacionalista no quita lo globalizador. Ser catalán (o bretón, o escocés, o corso, etc.) no quita lo Europeo y para muchos no quita lo español. Se puede tener varias identidades nacionalistas en sus distintas escalas, incluyendo la barrial. Claramente los que pugnan por la independencia no se identifican con España, no sé si esto es circunstancial o al final de cuentas la Península Ibérica debería mostrarse como un espacio de convivencia plurinacional, es decir, que la región construya ciertos lazos tanto de identidad como cooperativos.
  4. La independencia catalana significa un debilitamiento geopolítico de España, sin duda, pero esto se debe a la absoluta falta de visión española. La liga está tensada y por un lado es imposible que Mariano Rajoy gobierne Catalunya. Ya pueden aplicar el 155 (el artículo constitucional que permite reconstituir los poderes locales) que los catalanes independentistas (la mitad, al menos, de la población de Catalunya) seguirán resistiéndose a la dominación española.
  5. En la miopía del jefe del Estado, los intentos independentistas deben cejar porque el estado español no está a discusión. Lo que en resumen ha hecho el rey es demostrar que todo el régimen de autonomías españolas es una vacilada porque España no es la unión (como en teoría ocurre en las repúblicas federales como la nuestra) de las 17 autonomías, sino el Señorío de un tipo que lleva 50 años de mantenido, y que el día que tenía que demostrar para qué está allí, lo único que hizo fue defender su trabajo y no el Estado que representa.
  6. Visto desde los ojos de los catalanes pro–España la independencia los deja vulnerables, y es probable que cuando se concrete muchos huyan al país con el que se identifican, es decir, España. De nuevo, la desgracia de que al rey sólo le preocupe España como SU feudo y no como el Estado que representa esfuma cualquier solución que cuide de los catalanes pro-España en un proceso de independencia.
  7. España se tiene que defender y Catalunya también. Eso hace el proceso difícil, lo que me sorprende es que nadie ponga sobre la mesa una solución intermedia (decir “nadie” es una exageración, en realidad ha sido una postura tímida de los socialistas españoles: la confederación). España y Catalunya se necesitan y se necesitarán En este momento la separación es un proceso doloroso para España y victorioso para Catalunya, lo que puede hacer mucho más largo el camino, aunado a que otros países europeos podrían estar preocupados (por geopolítica o por sus propios procesos nacionalistas) y retrasar el reconocimiento oficial.
  8. Lo que yo veo es un punto de no retorno: la forma en que la población se enfrentó a la policía (Guardia Civil), el éxito del referéndum (así se carezca del proceso de custodia del voto que demuestre que realmente más de la mitad de los ciudadanos quieren la independencia), la resistencia civil y pacífica, las manifestaciones, etc. Creer que el origen de esta independencia es reciente es ridículo, creer que es un tema meramente fiscal, también lo es. Esto es claramente un tema de identidades, y España una y otra vez desdeña las identidades regionales, no sólo la catalana.
  9. Vean el discurso del rey de hace unos días e imagínense que es Donald Trump defendiendo el muro ¿hay un ápice de empatía entre el emisor del mensaje (Rey/Trump), el mensaje (estado español/muro) y el receptor (catalanes/mexicanos)? Claramente no, porque el verdadero destinatario del mensaje es el convencido de que España no debe dividirse (o cuando Trump habla del muro no le habla a México sino a la derecha estadounidense). Que Mariano Rajoy juegue al policía facha es congruente con su filiación política. Que el rey hable hacia los españoles como si estuviera hablando con los catalanes sólo tiene un propósito: mostrarse fuerte cuando, de hecho, está más débil que su padre cazando elefantes.
  10. Catalunya ha puesto en jaque algo más que la soberanía española: ha puesto en jaque la corona. Donde haya una voz fuerte y respetada que proponga un nuevo pacto entre España y las autonomías, a cambio de que España se vuelva una república, ALGUIEN tendrá que buscar trabajo. La única forma que veo para que Catalunya permanezca en España es esa: una república y una discusión sobre los grados de independencia y los grados de cooperación mutua.

Por último, saquémonos de la cabeza eso que nos enseñaron en la escuela “nación es igual a población, territorio y estado”. Nación es identidad: se puede ser parte de una nación galega, catalana, vasca, andaluza, castellana, aragonesa, etc., y a la vez pertenecer a la nación española. Se puede hablar de estados plurinacionales, cuando nos saquemos eso de la cabeza, veremos que el conflicto catalán no es grave, no es nazi, y además tiene solución, buscando ganar–ganar para Catalunya y para España … lástima que el becario del Palacio de la Zarzuela no lo pueda ver así.

Centro de Barrio

Desde hace un mes estoy colaborando con El Sol de México, en la sección Ciudad. Mi columna se llama “Centro de Barrio”. Decidí poner ese nombre para hacer énfasis en la visión de ciudad: centrémonos en recuperar la vida de barrio, los espacios alcanzables con una caminata corta, menor a un kilómetro. Seguramente la ciudad tiene rincones en donde esto no sea posible, pero en la mayoría de los casos, el centro de barrio forma parte de la cotidianidad, perdida en un mundo de automóviles.

Esta es la liga a las cuatro colaboraciones que se han publicado hasta el momento: